domingo, 1 de marzo de 2009

BESOS PROHIBIDOS

El primer beso se lo di a Isabel y fue bajo la sombra de un árbol. No habíamos cumplido aun los quince años. Fue un beso torpe y apurado. Los dos sentimos más nuestros dientes que la tibieza de nuestros labios. Después hubo otros besos y otros labios; pero los frenos ásperos en la dentadura de Isabel, de cuando en cuando, regresan tiernamente a mi memoria. Los besos de María fueron los más turbadores porque ya nos había envuelto la pasión y con solo sentir su respiración cerca de mi rostro era suficiente para estimular todos mis sentidos.
Hubo un tiempo en que el creí que el placer del beso era cuestión mental. Después de todo era un simple contacto de labios. Amparo Belinda destruyó mi hipótesis con unos besos que descargaban algo así como una corriente en mi cerebelo (es en serio). Ahora bien, Amparo me mandó al olvido después de tres sesiones de besos y yo me quedé con la ganas de preguntarle qué carajo tenía en los labios que, literalmente, me electrizaban.
Los besos de Margarita fueron los más abundantes y pasaron por varias etapas, desde los besos perfeccionistas que ella pretendía conocer, pasando por los besos sencillos de cada mañana antes de salir a trabajar, hasta llegar a esos besos tristes que preludiaban el final. Como cualquiera de ustedes, en mi vida hubo besos y besos. Besos tristes, de compromiso, de despedida, dolorosos, apáticos, excitantes, tiernos, inocentes, húmedos, secos, profundos, cortos, largos.
Y saben qué, sólo ahora me preocupo por escribir una ayuda memoria en esta libreta de anotaciones de los besos que haya vivido, porque me entero de que en México y en Inglaterra ha comenzado el acoso a los besantes. Se han prohibido los besos en lugares públicos de Guanajuato y en la estación de trenes de Warrington. Es posible que la ola moral contra los besos muera en esas orillas o que se convierta un tsunami que llegué hasta las puertas de esta ciudad, a veces, tan copiona de los malos gustos.
No más besos en las “combis” donde se viaja tan tentadoramente apretaditos. Se acabaron los besos casi orgásmicos en los ángulos discretos de las esquinas. No más contactos labiales desenfrenados en los taxis de los viernes por la noche. Se acabó ¡Por una ciudad sin besos!
Sin embargo, mientras esperamos con ansiedad, la llegada de normas tan trascendentes para el desarrollo urbano, transcribo una nota del Kamasutra en donde se describe tres clases de besos, como para comenzar a extrañarlos.
a. EL NOMINAL, en el que los labios apenas se tocan.
b. EL PALPITANTE, en el que se mueve el labio inferior, pero no el superior.
c. EL DE TOCAMIENTO, en el que participan labios y lengua.
.

8 comentarios:

Paz Espiritual dijo...

Muy bueno. Todos tenemos momentos y personas que recordar, para cada etapa de nuestra vida, y como comentas... todos dejan una huella diferente. Esperemos que ese tipo de leyes demoren en llegar.

Anónimo dijo...

Me gusta cómo escribes. Un abrazo a la distancia.
-Dif-

Anónimo dijo...

Ricardo, también los besos recientes
Angélica

Cecilia de Aguila dijo...

Te olvidaste de mencionar que también hay besos de otro tipo que se deben recordar con igual valor. Los besos a una madre, a un hijo... a una amiga...

DILETANTE dijo...

Escribidor, te dejo una lista de de tipos de beso que encontré en el siguiente enlace. Saludos.
http://www.amor.com.mx/diferentes_tipos_de_besos.htm

El beso seco : es el beso simple, cuando se apoyan los labios de uno contra los del otro.

Beso Hollywoodense: al momento de besarse, uno inclina al otro hacia atrás, como invitándolo a estar más cómodo y preperandolo para lo que le espera. Este estilo se impuso en las películas de los años '50 y se convirtió en una clásico, aunque no es muy frecuente entre las parejas sigue siendo muy romático.

El beso succionador: para practicarlo, la mujer tiene que tomar entre sus labios el labio inferior de su pareja para introducirlo en su boca, mientras que él ejerce una movimiento de succión.

Beso francés o de lengüita:consiste en que la mujer toque con su lengua los labios del hombre para luego intrducirla en la boca de su pareja y viceversa.

El beso de lado:se realiza cuando cada uno de los miembros de la pareja gira su cabeza en sentidos opuestos para besarse.

El beso de apretón:se refiere cuando una persona aprieta fuertemente sus labios contra el labio inferior de su pareja.

El beso de tú uno y yo el otro:se trata de que el hombre bese el labio superior de la mujer mientras que ella besa el labio inferior de él.

El beso toma todo: un miembro de la pareja toma entre sus labios los labios del otro.

El beso de lengua apasionado: La pareja introduce sus respectiva lengua en la boca del contrario tocando los dientes al paladar.

El beso de yo te sigo: en este caso se espera a que uno de los dos inicie la acción de besar y el otro le siga alcanzando un ritmo frenético.

El beso cazador: este se da cuando la pareja juega a que cada uno trata de atrapar con sus labios el labio inferior del otro.

Anónimo dijo...

Con lo mal que se cumplen las leyes en este pais seguro que sería letra muerta,¿no creees?

docentes en acción dijo...

Vaya con los besos. Si por estos lares se ha hecho cuestión de estado un videito policial, no quiero ni pensar lo que le pasarían a esos besos ajenos que uno siempre le roba a la vida agitada. Es una lástima que el ser humano haya perdido el juicio y se pierda del verdadero placer de nuestra sensorial condición humana.

Lucerito dijo...

Seria interesante una ley asi en el Peru...pero mas interesante seria comprobar como una vez mas nadie acata las leyes y mas aun si se trata de toda una necesidad:La de Ser besada !mmm---Saluditos-
Lucero.