lunes, 31 de diciembre de 2007

RICHAR PRIMO SILVA, EL ESCRIBIDOR


UN BUEN AÑO 2008


El Escribidor les expresa a todos sus amigos y lectores el deseo sincero de que las cosas mejoren para el 2008. Cada uno tendrá un balance de lo que ha sido este año. Las cuentas que - según cada quien - pueden estar en azul o en rojo, nunca se van por completo; pero es una buena fecha para marcar los cambios que se piensan hacer, las correcciones necesarias, las mejoras convenientes, las reiteraciones.

La blogósfera, que es un fenómeno tecnológico cultural de los tantos que nos vienen mareando con su vertiginoso zumbido, ha servido para abrir nuevas formas de comunicación. Los resultados de este reacomodo en las comunicaciones por segmentos aún no se pueden determinar ni mucho menos; pero aquí están, marcando pautas para una nueva forma de entender el tiempo que nos ha tocado vivir. Habrá tiempo para hablar de todo ello.

Por ahora, mis saludos y mi agradecimiento a los constantes lectores que van haciendose mis amigos y amigas. A los que me criticaron porque, ciertamente, aprendí de ellos; a los que simplemente me quieren por encima de mis aciertos y demasiados errores. A los que esperan algo mejor de mí para este año. Prometo presentar las obras que estuvieron en proceso este difícil año. Prometo seguir intentando estar presente en todo lo que sea útil.
En fin, no me queda otra que suscribirme y parafrasear al vapuleado Alfredo Bryce para despedirme diciendo que una de las razones por las que escribo es porque me gusta que mis amigos me quieran. Escribir ha sido el camino para tener tantos amigos a quienes aprecio totalmente.
QUE 2008 SEA UN MEJOR AÑO PARA TODOS LOS QUE QUIERAN VIVIRLO ASÍ

jueves, 27 de diciembre de 2007



MANUEL PUIG
Escritor hubiera cumplido este mes 75 años

Me encuentro con una noticia cultural prometedora: para 2008 se alista la puesta en escena de "El beso de la mujer araña" una adaptación más de la imprescindible novela - con el mismo título - del fallecido escritor argentino Manuel Puig. El montaje está pensado para octubre en la Plaza-ISIL y será dirigido por Chela de Ferrari y contará con Paul Vega y Rodrigo Sánchez Patiño como únicos protagonistas de aquel drama carcelario sobre el amor y la tolerancia.

A propósito de ello, encuentro en El Comercio un recordatorio sobre ManuelPuig (1932 -1990). Cuando alguna vez le preguntaron a Manuel Puig por qué no volvió a la Argentina tras la caída de la dictadura militar, como la mayor parte de los intelectuales argentinos, el autor de "Boquitas pintadas" respondió: "Cuando todos estaban en el exilio, ninguno se interesó por mi suerte, nunca. Sobreviví con mis medios. Fue demasiado fuerte el rechazo que sentí".
En efecto, Puig y su obra resultan insulares en la tradición literaria argentina, poco tolerante a la provocación pop y la sensibilidad homosexual del autor. Puig siempre lamentaba cómo el periodismo y la crítica literaria de su país habían ignorado durante años la aparición de una novela tan emblemática como "El beso de la mujer araña". Entonces eran los tiempos del presidente Alfonsín y la censura en su país era solo un mal recuerdo, pero a Puig se lo había condenado al silencio.

El 28 de diciembre, Puig hubiera cumplido 75 años. Dejó una obra de indiscutible calidad aun cuando en su tiempo no alcanzó el reconocimiento debido. Manuel Puig estuvo entre quienes buscaron refrescar la formalidad de la novela con técnicas cinematográficas como el montaje, el desplazamiento o la asociación de ideas. De la misma manera, replanteó recursos provenientes de los géneros llamados menores, como el folletín, el radioteatro o la telenovela.


Un video en donde se observa uno de los tantos montajes que se han dado sobre la novela de Manuel Puig.

miércoles, 26 de diciembre de 2007



EL RETORNO DEL ESPAÑOL
A LAS FILIPINAS




La lengua castellana mancomuna a más veinte países, aparte de enormes comunidades que mantienen vigente a la lengua de Cervantes en lugares tan opuestos como el norte de África así como en Estados Unidos de Norteamérica, este último con un marcado avance cultural y demográfico de la comunidad castellana.
Por supuesto que todavía subsiste la nostalgia por aquellas lenguas amerindias que van diluyéndose en el panorama de una América latina de rostro cada vez más castizo. El castellano es la lengua que actualmente integra a más de quinientos millones de habitantes de esta tierra y su progresión se reconoce como una fortaleza en el intrincado mundo contemporáneo de la globalización; pero ese es otro asunto que escapa de la intención de este post. La noticia que quería remarcar es que la lengua castellana ha regresado a la oficialidad en Filipinas.

La presidenta Gloria Macapagal Arroyo anuncia que el español como acto de habla y escritura regresará a Filipinas a través de la enseñanza escolar y con el apoyo del mismo Estado asiático. La nota dice, en tono vehemente, que vuelve la lengua de Cervantes de donde nunca debió irse pues, no obstante su proscripción por los norteamericanos durante casi cuarenta años desde el inicio del siglo XX y su marginalidad provocada desde la independencia del archipiélago en 1946. Lo cierto es que en ese período el español permaneció como parte de la cultura hispanolatina universal en el alma de ese pueblo en el oriente extremo. Ese es el cordón umbilical que une a los filipinos con los iberoamericanos en el inicio de este siglo XXI y allí reside también toda la importancia de la lengua castellana para la presencia y expansión cultural y comercial en curso de los latinoamericanos en el Asia.
En otro párrafo de la nota se comenta que la jefa del Ejecutivo de Manila había dado órdenes al ministerio de educación de su país para que se dispusieran medidas dirigidas a "promover la enseñanza del español en las escuelas e instituciones de educación" en los distintos niveles y modalidades de preparación formal.
La lengua española fue proscrita por la autoridad norteamericana que puso punto final al Imperio en el Pacífico y el Caribe, en 1898. Desde principios del siglo XX y hasta la ocupación japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, el uso de la lengua ibérica fue una forma de resistencia a la presencia de los Estados Unidos en las islas. En la segunda mitad del siglo, posterior a la derrota del Japón y su corta presencia en Filipinas, el uso del español declinó de manera vertical con la voluntad indirecta, o abierta, de la nueva élite filipina, ya educada en inglés. No obstante, siguió siendo una de las tres lenguas oficiales del país hasta la década de los años 70, cuando el gobierno de Ferdinando Marcos la marginó como forma de expresión del Estado. Después, en 1987, la presidenta Corazón Aquino, mediante reforma constitucional, desplazó al español de la educación formal.

De otro lado, como para reforzar la intensidad de este hecheo, se recuerda que en el año 2005, el Brasil introdujo la obligatoriedad de la enseñanza del castellano en todo el espectro educativo lo que agregaría otros doscientos millones de hablantes. Asimismo, Puerto Rico nunca dejó de hablar y expresar su universo vital en lengua hispana, aun cuando desde 1898 hasta hoy, siguió como en Filipinas con imposición del inglés.
Aunque en el caso de la isla caribeña se mantuvo el vínculo de soberanía con los Estados Unidos, lo cierto es que los portorriqueños jamás han aceptado reemplazar al español por el inglés y mantienen a este último como una herramienta de apoyo y trabajo que amplía las posibilidades de la gente en términos de relación global, sin sacrificio del español para el uso diario, político y cultural.

miércoles, 19 de diciembre de 2007


EGUREN...
Y LA CULTURA EN EL PERÚ



NOTA: El escribidor, como algunos otros hominidos que se dedican en parte a la docencia, tiene mucho trabajo de conclusión e informes que presentar en diciembre. Por esa razón, esta zona está algo floja de post por estos días. Gracias por la preocupación de los amigos.
Ahora bien, entre las documentos que llegan a mi correo, he encontrado un encendido artículo reenviado por un amigo, quien difunde incansablemente las notas culturales que recoge de todos lados. El artículo le pertenece a Jorge Secada y, con las disculpas por los recortes hechos por cuestión de espacio, transcribo parte del documento porque, ciertamente, toca un problema sobre lo que se entiende como protección del patrimonio cultural. Esto a propósito de una campaña para adquirir la casa donde vivió el poeta José María Eguren.


Por Jorge Secada:

No existe un archivo con los manuscritos de José María Eguren. Yo tengo dos cuadernos suyos con recortes y algunos apuntes, los que recibí como herencia de manos de una tía mía a quien se los había dejado a su vez una sobrina del poeta. Efectivamente, sus papeles están desperdigados en manos particulares y muchos probablemente ya se han perdido para siempre. Sin embargo, al enterarse que la casa donde vivió Eguren estaba en venta, a varios periodistas, literatos y críticos no se les ocurrió mejor idea que insistir en que el estado a través del Instituto Nacional de Cultura debía gastar doscientosmil dólares y comprarla.

No existe ni una biblioteca en todo el Perú que esté al día con lo publicado en alguna disciplina, ni una sola biblioteca, no importa la disciplina. Ninguna biblioteca peruana puede comprar todo lo que se publica, todo lo importante claro está... sobre historia peruana en el siglo XIX, ni sobre arte colonial peruano, ni sobre la flora y fauna de nuestra amazonía, ... ni mucho menos sobre temas tan elevados y recónditos y distantes de nuestras relevancias como la música de Beethoven, o la mecánica cuántica, o la filología latina.
Tampoco existe en el Perú toda la bibliografía pertinente para el estudio de la poesía peruana de inicios del siglo veinte, los libros y ensayos de teoría e historia literaria que importen para el comentario, el análisis y la interpretación de poetas como Eguren. Y, claro, no hay una sola biblioteca en donde pueda el estudioso encontrar siquiera toda la obra crítica publicada, en libros y en artículos, sobre nuestro primer modernista, como suelen llamarlo. Pero esto no ha impedido que en periódicos y suplementos dominicales se exija que el estado invierta en comprar la casa donde vivió el poeta. Para estos ilustrados es deber del estado velar por nuestra cultura, y en el caso de la literatura velará por ella haciendo de ese lugar un museo, o tal vez un centro cultural en donde realizar recitales.
Semejantes propuestas revelan la peculiar perversión fetichista que subyace a mucho de lo que pasa por la vida del espíritu entre la burguesía intelectual limeña. Cuenta Goethe que alguna vez lo fueron a buscar dos jóvenes a su casa en Estrasburgo. Sin conocerlos pero generoso con la juventud curiosa, el gran sabio los recibió. Los jóvenes se sentaron frente a él sin decir palabra. Como guardaban silencio y apenas si esbozaban una media sonrisa tonta, Goethe les preguntó por el propósito de su visita. “Tan sólo queríamos verlo, ya que es usted tan famoso” respondieron momentos antes de que los despacharan sin ceremonias. Nuestros críticos y periodistas se contentarían con ver estúpidamente la silla vacía de Goethe. Para ellos, honrar a Eguren es contemplar la cama en que durmió, el cuarto por el que andaba, el lápiz que usó, y el plato en el que comió sus guisos. No importa que nuestra Universidad Nacional Mayor de San Marcos no esté en condiciones de tener una hemeroteca literaria, no digamos que de primera, ni siquiera imaginemos que de segunda o tercera, digamos simplemente decentona. No, eso no importa, así no honraríamos a nuestro poeta, para eso tenemos que dar rienda suelta a nuestra imaginación disneificada y pensar en un museo (en este escrito no me refiero, obviamente, a museos de artes visuales o plásticas) o en uno de esos cafetines del intelecto, los centros culturales. Para estos escritores esa es la cultura: museos literarios y espectáculos...
¿Cuánto costaría mantener un archivo con los papeles de Eguren y una mínima biblioteca dedicada a su obra? Un fondo de inversión de medio millón de dólares, administrado conservadoramente como corresponde en estos casos, rendiría lo suficiente para pagarle un sueldo ajustado a un administrador, comprar algunos libros y suscribirse a algunas revistas, y prender, por horas, un deshumedecedor para que no se llenen de hongos los valiosos os documentos del archivo. Pero el actual alcalde de Barranco está invirtiendo sus energías en formar un patronato para juntar doscientos mil dólares y comprar la casa de Eguren dentro de unos meses cuando vuelva a salir a la venta.


Eguren y Machu Picchu: La cultura en el Perú
Jorge Secada
(Le Monde Diplomatique. Edición peruana, noviembre 2007, año I, número 7)

miércoles, 12 de diciembre de 2007


UN BUEN AÑO PARA LA LITERATURA PERUANA
Pero en el país todavía se lee poco ...
y mal




Los siguientes datos parecen, más bien, una paradoja, si tomamos en cuenta los resultados negativos que nos han enviado hacia los últimos lugares sobre calidad educativa en el continente latinoamericano, principalmente en comprensión lectora y construcción textual, este año también.
Resulta que el balance sobre la presencia de la literatura peruana en el ámbito internacional es sobresaliente, por decir lo menos. El suplemento El Dominical dice que En los últimos años se ha venido presentando un fenómeno sin precedentes. El Perú ha sido el invitado de honor sucesivamente en 4 importantes ferias internacionales de libro: Bogotá 2004, Guadalajara 2005, Santiago 2006 y LIBER-Barcelona 2007. Visto así, se podría asumir que en el país hay una fértil tierra que estimula el crecimiento y consolidación de amplia promoción de escritores.

Sin embargo, las estadísticas hablan no solo de un bajo promedio en número de lecturas por año en personas de distintas edades y niveles sociales, sino, lo más grave, de una débil comprensión de lo que se lee.
Para quienes hayan supuesto que aumentando el número de libros de lectura en los programas educativos o comprando más libros en las bibliotecas de las casas se está solucionando el problema, al parecer se han quedado cortos pues todo indica que eso no ha sido suficiente. Un gran número, una cantidad – casi estremecedora – de jóvenes no solo no gusta leer, sino que, si lee, entiende poco o muy poco. No hay que olvidar que la lectura no sólo es una manera de incrementar la información; es, además y principalmente, un ejercicio que permite desarrollar la capacidad de abstracción, el manejo y la organización de conceptos.

La nota de El Dominical que, ciertamente, alegra mucho enfatiza que hay varias razones para interpretar este fenómeno por el cual la literatura peruana ha alcanzado connotación internacional. Una de ellas, es que más allá de escritores consagrados como Mario Vargas Llosa o Alfredo Bryce Echenique, el Perú puede exhibir hoy en día toda una serie de autores laureados a nivel internacional en el último lustro. Otra razón, es el resurgimiento de la actividad editorial en el Perú, esto gracias a la aparición de sellos editoriales como Estruendomudo, Matalamanga, Sarita Cartonera, Mundo Ajeno o Solar, mientras que los Fondos editoriales de Universidades como la Católica, San Marcos, San Martín, Ricardo Palma, o diarios como El Comercio, lanzan permanentemente nuevas ediciones al mercado, sumándose así a los esfuerzos de fondos estatales como los del Congreso de la República o el Instituto Nacional de Cultura.

Por supuesto que las explicaciones para cada una de estas situaciones opuestas no tienen por qué hallar un eje que las entrecruce. O tal vez sí, según cómo se plantee el asunto. No es mi intención llegar a tanto en la mínima nota de un post. Sin embargo, me pareció imprescindible remarcar esta ironía.

martes, 4 de diciembre de 2007

NOTAS DE LA CIUDAD



NO VALE LA PENA

Supongo que las cosas se terminan cuando tienen que terminarse. ¿Le parece que así está bien? Y no sé, le digo, principalmente porque no quiero inmiscuirme más de lo que ya estoy. Bueno, me dice él, luego de un rato de reflexión y con los ojos fijos en la pantalla oscilante de la computadora, siga escribiendo. Nadie puede detener las cosas del corazón y, en ese sentido, no hay nada que agregar a lo que pasó, ya está, así debió quedar, tú por tu lado y yo por el otro; pero tenías que hacerla por la difícil, y eso sí que no lo acepto. ¿O usted qué opina?, me pregunta. Yo solo escribo, le digo. Pero alguna opinión tendrá que tener porque está conociendo la historia. Usted dicta, yo escribo, verifico la ortografía y arregló algunas palabras, ese fue el trato. Siento que me mira con enojo: o sea que usted no sabe no opina como ese porcentaje que sale en las encuestas. Quiero decir - contesto sin quitar la mirada de la pantalla - que yo no me meto en los problema de los demás.
Se lleva una mano al cabello recortado, luego saca un pañuelo con el que repasa su rostro cetrino buscando eliminar el brillo grasoso de su frente. Escriba entonces. La deslealtad, Margarita, es una falta que mata más que el desamor. Tú lo sabes porque a ti te pasó lo mismo y me lo contaste alguna vez y en ese tiempo yo te consolaba. Eso fue cuando todo iba bien entre nosotros ¿Sabía usted que nos iba bien en un tiempo? No ¿Sabía que yo era un hombre feliz? Entonces vuelvo el rostro hacía él: es un hombre cansado, de rostro cincelado por el ejercicio y el rigor de una vida de disciplina. Pretendo encoger los hombros para mostrar indiferencia; pero no me sale muy bien. Ahora yo también quiero sacar un pañuelo para sacarme la fina capa aceitosa que a veces aparece por los nervios.
Siga escribiendo: si acaso algo se estaba jodiendo entre nosotros podrías habérmelo dicho; es decir, tú sabes, tal vez te hubiera hecho el escándalo, pero sabías que yo terminaría entendiéndolo y seguramente se hubiera buscado una solución, y si no la había, me iba a dar cuenta, Margarita, a muchos no nos gusta pedir algo que ya no hay, pero todo hubiera sido por la legal. ¿Qué le parece eso de legal? Callé. ¿Sabía que soy oficial de la policía? ¿Que defiendo la ley? Luego de estar callado por un rato. Claro que la mayoría de los civiles piensa que nosotros nos pasamos la ley por los huevos. Se oye el ruido ronco y envejecido de un automóvil en la calle. Yo no digo nada, miro la pantalla, sólo espero que me dicte más palabras. Estoy pensando en cuál era el segundo nombre de Camila. Me comienzo a inquietar. Ella no me lo había dicho, pero si me contó que no le gustaba ese segundo nombre porque era muy común, aunque reconoció que era el que más usaba o con el que más la conocían. ¿Podría ser?

Pienso. Un hombre me interviene cuando estoy sentado en la pantalla de una computadora de una cabina pública. Me habla muy bajo, pero con una voz determinante. Me pide que le escriba un texto. Le digo que no, que estoy ocupado. Las cabinas están a medio llenar, la música de una radio deambula muy débil por el ambiente. El encargado, un hombre gordo y abúlico, medio dormita sentado cerca de la computadora principal. Nadie se da cuenta de lo que está pasando en la cabina número doce, la más escondida. El hombre vuelve a insistir con demasiada autoridad y yo estoy con la viada y aun no tengo miedo, por lo tanto, me vuelvo a negar con aplomo y casi con desprecio. “Le conviene, amigo”, me dice luego “Hágame caso, le conviene”. Lo miro bien. ¿Cómo podía ser que a esa hora de la tarde se aparezca un tipo a pedirme con tono de amenaza que le redacte una carta.? Vuelvo a mirar a mi alrededor: nadie se había inmutado. Entonces siento que aquél me ganó por intimidación. No estoy seguro si el bulto que se camufla bajo su chompa a la altura de la cintura es un arma, pero él hace toda la pose como para creérmela. Finalmente acepto. Entonces me pone una mano en el hombro como para tranquilizarme y me indica lo que pretende. Y yo pienso que eso me tomará sólo un rato y que lo mejor es dejar pasar el mal rato lo más pronto.

Entiendo que el servicio y mis guardias tan constantes nos tenían separados por mucho tiempo; pero eso ya lo sabías desde que aceptaste estar conmigo. Calla por un rato. Sus ojos se turban. ¿Cuál era el otro nombre de Camila? ¿Se llamaba en verdad Camila? Escriba. Aceptó que es difícil estar con un hombre de mi ocupación. Sé que pocos creen que los de uniforme podemos enamorarnos. Pero a veces sucede que nos enamoramos, como yo lo hice de ti. ¿Usted también piensa que los policías somos una mierda? Paro de teclear: No. Y él: ¡Si cómo no! ¿Por qué hay gente que se mete con la mujer de otro? Se ofusca ¡Carajo! ¿No hay suficientes mujeres por allí? Me mira directamente y presiento que me odia, que me lo va a decir, que no entenderá razones, que yo tampoco las entiendo bien; casi vaticino que va a sacar el arma. Y yo no estoy seguro de Camila.

La traición, Margarita, es lo que más duele, más que un balazo. La confianza que se le empieza a tener a alguien. ¿Entiendes? Me mira. No sé si me está dictando o me está preguntando. No es fácil creer en alguien. Aquí es la selva y cada quien es un pendejo que está buscando sacar provecho y uno tiene que vivir sin creer en nadie. Cierra los puños. Su rostro sigue impasible. Solo sus ojos casi inyectados lo delatan. Por lo demás, pareciera que su rostro no ha aprendido a entristecerse. Yo pienso en Camila y en la estupidez de no haberle preguntado más sobre el novio que tenía. Ella tan solo me dijo una tarde: sí te acepto, ahora somos enamorados, y te quiero. Ahora el hombre me mira otra vez. Suspira. Se queda un largo rato en silencio como como cavilando. Luego dice: No vale la pena.

Guarda su pañuelo. Me pone la mano sobre el hombro. Déjelo así. No vale la pena. Pensaba mandárselo a su correo, pero no vale la pena. Gracias por la molestia. Me vuelve a mirar pero como si ya estuviera alejado: Teniente Silva, de la comisaría de Magdalena del Mar para cuando guste. Adiós.

Luego de una rato, recupero el aliento y el ritmo controlado de mis latidos. Miro las letras en la pantalla y siento la pena total de un hombre ahogándose entre los sustantivos y los verbos que se extienden en esa página sin terminar.
Después llevo el cursor hasta la última línea y comiezo a borrar palabra tras palabra. En verdad, pienso: no vale la pena.

CRITICA DE NOVELA



EL SUSURRO DE LA MUJER BALLENA
Lo que parece ser un simple reencuentro entre dos amigas de la infancia le sirve de excusa al escritor para explorar el poder de la culpa y la necesidad de expiación, las metamorfosis del afecto y los avatares del amor.
Clara Albertengo


Por fin me di tiempo para terminar de leer la más reciente novela de Alonso Cueto, “El susurro de la mujer Ballena” (Planeta 2007). El escribidor le va sacando fragmentos del tiempo a una agenda laboral que, como a casi todos los homínidos, nos consume las mejores del día más en el oficio de sobrevivir que en otra cosa. Pero no hay que quejarse tanto porque siempre habrá una manera de darse tiempo para ir al cine tras una buena película o a una galería o a una función de teatro, claro que siempre con el cronómetro en mano para salir corriendo a una dictar una clase, por ejemplo. Sin embargo, siempre habrá tiempo para leer una buena novela como ésta
La novela de Alonso Cueto narra la historia del reencuentro de Verónica y Rebeca, compañeras de escuela, 25 años después de que interrumpieran su secreta y estrecha amistad. Ambas aparecen, a primera vista, como los polos opuestos dentro de un supuesto modelo de vida triunfador. Verónica es presentada como bella y exitosa: tiene un buen trabajo, periodista de un importante diario, con esposo e hijo, además de un padre con quien mantiene una mediana relación. Rebeca, por el contrario, obesa y marginada desde niña, recuerda que fue objeto de burlas escolares y con el tiempo se ha convertido en una mujer solitaria, amargada y obsesiva. A partir de un encuentro casual entre ambas en un avión, Rebeca comienza a acosar – primero sutilmente y luego hasta casi con una incontrolable obsesión - a Verónica para cobrarle una vieja deuda que solo se llegará a conocer al final del libro.

A partir de una serie de encuentros provocados por Rebeca; pero con la molestia de la otra que intenta evadirlos constantemente, la historia va desatando los nudos que esconden un secreto que ambas comparten desde la escuela. Además de ello - con una sutileza narrativa respetable –el autor va mostrando las incongruencias en la supuesta vida feliz de Verónica y va acercando habilidosamente a los personajes al clímax de la historia en donde se devela el secreto y se vierten los sentimientos y las culpas guardadas.

La delineación de estos dos personajes opuestos muestran a un escritor muy eficiente para incursionar en el mundo femenino: en sus sentimientos, contradicciones, amistades y temores. No me atrevo a decir que sea la mejor novela que haya leído de Alonso Cueto, pero pienso que el oficio lo está acercando a una forma de contar en donde las herramientas narrativas son usadas con mesura, sin aspavientos ni alambicadas tretas verbales; pero con la contundencia necesaria para la construcción de nuevas y consolidadas novelas.

miércoles, 28 de noviembre de 2007


PARA NO OLVIDAR
Eduardo Gonzáles Viaña escribe sobre el crimen de La Cantuta

Encuentro un artículo del escritor Eduardo Gonzáles Viaña en donde, con dolorosa memoria, evoca el crimen que se cometió contra los estudiantes de la Universidad Cantuta. Muchas cosas han pasado desde aquel entonces y muchas de ellas aun generan contradicciones en nuestra conciencia. Todavía no podemos asimilar del todo que demasiados de nosotros caímos en la vorágine de la violencia y que, de pronto, hasta pensamos que todo "eso" era necesario para alcanzar la paz. ¿Cuándo fue que perdimos la cordura? Aun hoy entiendo que hay quienes suponen que aquello fue más una estrategia efectiva que un crimen acicateado por la locura de algunos y el silencio de muchos.


Gonzáles viaña escribe:

YA VIENE HUGO MUÑOZ
Hugo fue despertado, pasada la medianoche, con fuertes golpes en la puerta de su casa. “Ya voy. Ya voy”, gritó, y fue al baño a arreglarse. “Se han equivocado. Creen que es mi cumpleaños”- quizás se dijo. “Deben de estar mareados. Voy a invitarles un café

Así puede sido el comienzo de esa noche. Lo supongo porque lo conocí y fui su profesor en la universidad, y sé que era agradable y amiguero, que no iba a dejar a nadie esperándolo aunque ya fuera la una y 45. “Ya voy”, gritó de nuevo cuando volvieron a escucharse los golpes a la puerta.

Nunca anticipé que mi alumno se convertiría con el paso de los años, en catedrático de nuestra misma universidad ni menos que un día habitaría el cuarto contiguo al que yo ocupara veinte años atrás, en el campus de La Cantuta.

La noche del 18 de julio de 1992, no le dieron tiempo de arreglarse. A patadas abrieron la puerta de su casa dos encapuchados que portaban metralletas. Pasaron junto a la cama donde dormían la esposa y el bebé del profesor sin cuidarse de ser vistos, y por fin a él lo redujeron por la fuerza y lo obligaron a salir.

Hugo Muñoz era esperado en la puerta por un grupo de soldados, varias camionetas de uso militar y el mayor Martín Rivas, jefe del grupo “Colina” y ejecutor de las disposiciones del entonces presidente del Perú, Alberto Fujimori.

En los pabellones estudiantiles, secuestraron a siete muchachos y dos chicas. Ya a bordo de las furgonetas, los secuestrados fueron golpeados con brutalidad a fin de “amansarlos”, según ordenaba Rivas, a quien le encantaba ese trabajo.

Luego de dos horas por la carretera central del Perú, los vehículos se detuvieron y un grupo de soldados bajó con palas a cavar las futuras tumbas. En medio de forcejeos y gritos, los detenidos fueron obligados a arrodillarse. A causa de las bestiales torturas, alguno ya había muerto en la camioneta. Al fin, Martin Rivas dio la orden de disparar sobre el grupo.

Las diez jóvenes víctimas de Fujimori fueron enterradas de prisa porque ya amanecía y estaban pasando otros vehículos. En los días que siguieron, los criminales los enterraron y desenterraron dos veces más hasta que por fin decidieron prenderles fuego, y echarles tierra encima.

Uno de los ejecutores, acogido al sistema de confesión sincera, relataría después que se pensaba llevar a los secuestrados al Cuartel General del Ejército, de donde procedían las decisiones, pero que de allí llegó la contraorden, y por fin, el mandato final del exterminio.

¿Quién dio la orden del crimen? Cuando se lo preguntaron al mayor Rivas, respondió: Si Pérez Documet era el general a cargo de la DIFE, ¿quiénes eran los únicos que podían estar sobre él? Está claro, ¿no? Si las órdenes no venían de Fujimori, Montesinos y Hermoza, ¿de quién más podían venir?".

Todos saben que aquella noche como todas las noches de ese tiempo funesto, Alberto Fujimori pernoctaba en el Cuartel General porque, como todo criminal, le tenía miedo a su sombra.

Todos saben también que, días después, al denunciarse el secuestro de los estudiantes, salió a la televisión para declarar al país que los estudiantes se habían autosecuestrado o que se habían ido de la universidad para unirse a las huestes de Sendero Luminoso.

Todos saben que cuando una el Congreso investigaba el crimen, los tanques de Fujimori rodearon la casa legislativa para amedrentar a la Comisión Investigadora.

Todos saben también que, tiempo después, al descubrirse los cadáveres, y llevados a juicio los ejecutores, no cumplieron un solo día de cárcel, y pronto recibieron la amnistía presidencial.

Todos saben en el Perú que los nueve modestos estudiantes y su profesor fueron víctimas de una masacre ordenada por un criminal que hacía gala de su admiración por una bestia vecina, y dijo en esos días: “El será Pinochet, pero yo soy Chinochet.”

Todos saben que este personaje simplón, seminalfabeto, casi lombrosiano, justificó en público y en privado, todas las veces que pudo, el baño de sangre como único camino para derrotar al senderismo.

Por todo esto, que todos saben, es inconcebible que se le siga llamando político y que se llame partido político a la pandilla de sus seguidores. Aquellos exigen la absolución de su jefe o la amnistía presidencial en un país donde supuestamente están en vigencia la Constitución y las leyes.

Se chantajea al Primer Ministro, se amenaza al presidente y se cogotea a los jueces. A todo el resto de los peruanos, se nos quiere trabajar al susto para que olvidemos lo que todos sabemos, y volvamos al tiempo infame de la cobardía y la amnesia.

Yo conocí a Hugo Muñoz, y no lo voy a olvidar. Usted, tampoco, Alberto Fujimori. Usted no duerme ya en la Comandancia del Ejército, ni duerme. En sus noches blancas, quizás en este mismo momento mira angustiado la pared de su celda, y cree ver a Hugo Muñoz. “Ya voy. Ya voy”- tal vez le dice. Y eso es verdad: Ya viene.

jueves, 22 de noviembre de 2007



UN MILLÓN DE SOLES

Opiniones sobre la novela de Jorge Eduardo Benavides




Esta semana tuve el tiempo para terminar de leer la novela de Jorge Eduardo Benavides. “Un millón de soles”. La novela está ambientada, como ya lo anuncia la contratapa, en la primera fase del Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, etapa que se extendió desde 1968 hasta 1975. Año en el que Velasco Alvarado fue reemplazado por Francisco Morales Bermúdez.

Tomando como referencia ese marco de la historia peruana, en donde se consolidaron algunas desgracias de la cultura política peruana: los rumores, las componendas, las improvisaciones descaradas e inservibles en los programas de gobierno, la ascensión a los puestos de poder por medios que parecían más cercanos a la truculencia gansteril que al mérito, Benavides se toma la libertad que le toca a un novelista para fabular una historia, en donde los datos históricos y los muchos rumores y “bolas” - que corrieron hasta mucho después de la caída de Velasco -, se combinan para proponer un mundo de ficción que abruma y zozobra la conciencia del lector porque parece que poco a nada hubiera cambiado en nuestro presente.
Definitivamente no se puede tomar una novela como un libro de consulta histórica, allí está el delito del lector desprevenido; sin embargo, y a pesar de ello, cuando la novela está bien escrita, te hace olvidar su razón principal, la ficción, y te convence momentáneamente con su “realidad”.

La novela nos presenta un mosaico de personajes, entre militares, la mayoría de ellos, y civiles, que irán copando los estamentos de gobierno sistemáticamente. Hay una sucesión vertiginosa de nombres, además de una retahíla de conflictos entre pequeños grupos que cortejan el poder, así como una abrumadora sucesión de hechos que buscan reflejar la vorágine irracional del poder de facto. Todo ello contado con un estilo y una construcción verbal igualmente caudalosa. De pronto, los nombres se hacen tantos, así como las deportaciones, las traiciones, las alianzas, y es entonces cuando llega a entenderse, nítidamente, que la novela más que contar y describir a los personajes básicos de la primera fase la Junta Revolucionaria, pretende simbolizar una nación que nunca había llegado a cuajar como tal y que, se presume, podía irse en picada.

La novela de Jorge Eduardo Benavides no pretende ser la novela totalizadora sobre la casi mítica etapa de Velasco. Benavides principalmente muestra una pintura intensa y vertiginosa de una etapa crucial de la vida peruana y, junto con sus otras dos novelas, logra – es mi modesta opinión - dejar una constancia simbólica de la tragedia política y social que vivió nuestro país en las últimas décadas de ese siglo que ya pasó, pero que aún nos confunde.

martes, 20 de noviembre de 2007



CINE FÓRUM SOBRE AKIRA KUROSAWA

Uno de los mejores directores de cine


La memoria colectiva cinematográfica tiene mucho trabajo para mantener en vigencia grandes personajes y grandes obras. Un ejemplo específico es el del director Akira Kurosawa (1910-1998). Sucede que, aun cuando el cine es un mundo en el que muchos convergen, no todos traspasan el primer espacio de la diversión básica, y tampoco hay por qué reclamarles algo más porque esa es también una manera válida de vivir el cine.
Kurosawa es un director de culto cuyo cine resultaba, si se quiere, complicado para los cinemeros que buscaban tan solo una historia de entretenimiento. Kurosawa tenía una técnica cinematográfica propia que le dio a sus películas un aspecto único. Por ejemplo, usaba lentes de teleobjetivo con el fin de aplanar el encuadre; además decía que situando las cámaras lejos de los actores estos lograban mejores interpretaciones. Imponía el uso de cámaras múltiples al mismo tiempo, lo que le permitía grabar una misma escena desde diversos ángulos. Tenía exigencias de producción como la de teñir el agua den un rio de negro para alcanzar el efectos que se proponía. Kurosawa expresó en el cine sus visiones y sus fantasmas personales.
Quedan como testigo de su maestría películas como Los siete samurais, Rashomon, Sueños. está última con una expresión estética maravillosa en la escenificación de la vida de Vincent van Gogh.

Digo esto a propósito de una nota que llega a mi correo sobre un cine fórum dedicado al maestro Kurosawa. Agrego la invitación para quienes quieran y tengan tiempo de ir.
También les dejo imágenes de uno de los cuadros más bellos de su película "Sueños", precisamente la que dedica a Vincent van Gogh.

VIDEOFORO
Ciclo: Akira Kurosawa
Ran , (1985)
(original adaptación de "El rey Lear" en el Japón medieval)
Presentacion: Dr. Maximo Grillo

Lugar: Centro Cultural Buho Rojo
Jr. Callao 181 – Pueblo Libre
(Alt. Cruce de Av. Sucre con Av. La Mar)
La entrada es libre

- Jueves, 8 de Noviembre. Dersu Uzala, 1975. (Ambientada en Siberia)

- Jueves, 15 de Noviembre. Madadayo, 1992. (homenaje a los maestros)

- Jueves, 22 de Noviembre. Ran, 1985. (original adaptación de "El rey Lear" en el Japón medieval)

- Jueves, 29 de Noviembre. Rapsodia de Agosto, 1991. (profunda reflexion del holocausto nuclear en Nagasaki)
La presentacion estará cargo del Dr. Maximo Grillo

lunes, 19 de noviembre de 2007

NOTAS DE LA CIUDAD


SE VENDE MAUSOLEO FAMILIAR
SE REMATAN LOS HUESOS



Desde hacía muchos años que no caminaba por las veredas envejecidas del cementerio El Ángel. Mi madre había fallecido hacía tanto tiempo, y había vuelto a fallecer cuando dejé de visitarla por esas cosas egoístas que tiene la vida cuando te pide vivirla sin pensar en los que se quedan. El día en que regresé, apabullado por la nostalgia y la soledad, volví a ver lo de siempre: los envejecidos cuarteles de pobres, con su carga de lápidas pequeñas, a veces con ramos de flores mustios o moribundos; también vi, de tanto en tanto, entre setos empolvados, las lápidas de mármol labrado que alguna familia cariñosa había dejado en un tiempo ya añejo, como testigo de un aprecio que ese mineral tendría eternizar. Madre, habíamos hablado tanto de la vida, que nunca entendí que algo de ti estuviera por allí, derruyéndose paulatinamente, como mi corazón esa mañana.

Entonces me encontré con el primer letrero: grande, correctamente escrito, hecho quizás por un profesional contratado, experto en diseñar avisos de ese tamaño. Estaba pegado en uno de los lados de un panteón familiar. Se vende por 30, 000 dólares. El panteón era una especie de casita a dos aguas, con cornisas en forma de pequeños ángeles que miraban hacia el cielo, con paredes de mármol que espantaban, a duras penas, al polvo del olvido, y con grandes ventanas de vidrio que dejaban entrar la luz de la mañana para que calentara el ambiente así como los últimos recuerdos dormidos en los diez nichos simétricamente repartidos en ambos lados.
Se vendía por treinta mil dólares. ¿Cómo así? Pensé. Es decir, hace 50 o 40 años, un jefe de familia decidió creer en la muerte de esa manera: los cuerpos de los seres que amaba deberían estar juntos hasta el final de los tiempos. Pensaron en un lugar cómodo. Con estremecedora tranquilidad escogieron el lugar, el diseño. Seguro hasta pensaron en la luz que debería entrar por las mañanas o en el aire que azotaría su perpetuo hogar por las tardes. Y aunque la muerte es un tránsito lleno de zozobra - y eso es inevitable la mayoría de las veces - seguramente, entre los resquicios de la agonía, los acompañó la certeza de que había un lugar físico en donde sus cuerpos volverían a estar otra vez juntos como el hogar de siempre.
No tengo idea de las razones por las que los descendientes de de tercera o cuarta generación están queriendo vender aquel mausoleo, o los otros, porque luego encontré que había otros; sus razones tendrán y, seguro, convincentes para ellos; pero, ciertamente, había un aroma acidificado por la indiferencia y la insensibilidad rodeando el letrero aquel. En fin, cosa de cada quien

Dejé unas flores en donde mi madre, quise decirle tantas cosas: que estaba en un paradero incierto de mi vida, que hasta ahora no había aprendido a no creer, que todavía podía ser lastimado; también quise hablarle de la venta de los panteones y de tantas cosas que me abrumaban como cuando era un adolescente y crecía a su lado amparado bajo su sombra.
Luego, sentí, clarito, como la voz de mi madre resonaba, como antaño, con la fuerza ronca y áspera de la gran jefa de la familia que fue: “Pórtate como hombre, carajo, y deja de hablar con las tumbas que allí sólo están los huesos”.


VI ENCUENTRO NACIONAL DE ESCRITORES
MANUEL BAQUERIZO
Recibo en mi correo una nota interesante. En las instalaciones del Centro Cultural de la Universidad Mayor de San Marcos (Refectorio 2 y Sala de Recepciones), entre el 21 y 24 de noviembre se realizará un nuevo Encuentro Nacional de Escritores, en este caso el sexto, y denominado Manuel Baquerizo.
Para muchos, los encuentros de escritores no aportan gran cosa en el panorama contemporáneo de la literatura , y sus pronunciamientos o sus aportes no trascienden o, por lo menos, no llegan a salir de los documentos de conclusión que se redactan al finalizar el encuentro. Esos documentos, la mayoría de las veces, mueren lentamente ahogados por el polvo insensible del olvido en la sección más apartada de alguna biblioteca.
En todo caso, esto no solo sucede con la cuestión literaria, sino con otros movimientos artísticos igual de inenteligibles para el ciudadano común cuando de investigación académica se trata. Salvo los grandes manifiestos, como los del Vanguardismo o el Surrealismo que sí han traspasado el espacio de los escritores y sus fantasmas, lo demás se queda a muy pocos metros de las puertas en donde se realizó el encuentro.
De todas maneras, tampoco se va a vivir para las tribunas, ni se va a esperar que todo tenga la debida conmoción en la conciencia colectiva. Pienso que los encuentros cumplen con los suyo. Intercambiar ideas, discutir puntos de vista, polemizar sobre supuestas verdades o errores; en todo caso, enriquecer con toda esta avalancha de posiciones los postulados que cada escritor definirá luego por su cuenta y riesgo, si es que llega a hacerlo.
Les dejo el programa, y extiendo la invitación para los que quieran darse una vueltecita por allí.
Miércoles 21 de noviembre
10:00-19:00 Inscripción ininterrumpida de participantes.
19:00 Inauguración del VI Encuentro
Programa:
1- Intervención de Jorge Luis Roncal, Presidente del comité directivo Nacional del Gremio de Escritores.
2- Intervención en representación de Federico García, Director del Centro cultural de la UNMSM.
3- Intermedio musical. Recital de guitarra peruana.
4- Inauguración del Encuentro por parte de dos miembros del Grupo Narración: Intervención de Roberto Reyes Tarazona y Oswaldo Reynoso.
5- Final de fiesta: Sikuri del Conjunto Folklórico de la Asociación Brisas del Titicaca.
6- Brindis literario: Pisco peruano y Llonque de Honor.

Jueves 22 de Noviembre


MESA 1: LITERATURA, IDENTIDAD Y CULTURA POPULAR
(9:45-11:30) Sala de Recepciones
Martín Fierro Zapata
-Técnicas y estrategias en el desarrollo de la oralidad literaria
Danilo Sanchez Lihon
-Literatura e identidad
Jorge Flores Aybar
-El rol de la literatura en la construcción de nacionalidades
Arturo Caballero
-La democracia liberal, el “arequipazo” y el rol de los intelectuales en el Perú.
Rosa Carrasco
-Literatura, identidad y cultura popular
Jorge Luis Roncal
-Vida y milagros del libro en el Perú
Feliciano Padilla
-Enfoque cultural de la literatura peruana
Javier Garvich
-Canon literario, consumidores e imaginario popular. Mapa de los lectores peruanos.

MESA 2: LITERATURA, POLÍTICA Y DERECHOS HUMANOS
(11:45-13:30) Sala de Recepciones

Carlos Valencia
-Poesía antes del atentado a las Torres Gemelas
Nueva Crónica
-La narrativa de la guerra. Apuntes iniciales
Rosa Carbonell
-Literatura marginal. Una aproximación a la obra de Elena Iparraguirre
Francisco León
-Historia de la literatura política en el Perú: El Sexto.
Mary Soto
-Prometeo, el fuego que resiste y alienta. Resistencias poético-culturales al poder hegemónico.
Gonzalo Portals
-La cárcel como ámbito letrado.

MESA 3A: REVISIÓN CRÍTICA DE LA LITERATURA PERUANA CONTEMPORÁNEA Refectorio 2
(9:45- 11:30)

Juan Luis Cáceres Monroy
-Característica de la narrativa andina
Javier Morales Mena
-Hospitalidad para el duelo y la memoria. Sobre la poesía de Juan Ojeda.
Néstor Espinoza
-Literatura andina: Una visión desde dentro.
Raúl Jurado
-Del indigenismo al bricherismo
Alex Morillo
-Revisión de las categorías de la crítica literaria: Subdesarrollada, híbrida, periférica.

MESA 3B: REVISIÓN CRÍTICA DE LA LITERATURA CONTEMPORÁNEA
(11:45-13:30) Refectorio 2
Movimiento de Escritores clasistas (MEC)
-Pertinencia del concepto de generación en los estudios literarios
Moisés Sánchez Franco
-La representación del sujeto juvenil drogado en el relato “En el carretón” de Clemente Palma.
Eliana Pérez Orozco
-La narrativa andina y Rosa cuchillo de Oscar Colchado Lucio.
Jose Luis Ayala
-Defensa de la cronivela.
Dorian Espezúa
-De pontífices y santones en la crítica literaria peruana

Viernes 23 de Nocviembre

MESA 4 A: MODERNIDAD, RETOS Y DESAFÍOS DE LAS LITERATURAS REGIONALES EN EL PERÚ
(9:45-11:30) Sala de Recepciones
José Paniagua Núñez
-La poesía puneña en la literatura peruana
Rolando Mandujano
-Literatura Yanesha
Helmer Ttutos
-Poesía Yanesha en Villarrica
Samuel Cavero
-El gran mosaico ayacuchano
Diomedes Morales Salazar
-El soneto contumacino
Carlos Sánchez
-Tendencias en la literatura del Sur

MESA 4 B: MODERNIDAD, RETOS Y DESAFÍOS EN LAS LITERATURAS REGIONALES EN EL PERÚ (11:45-13:30) Sala de Recepciones
Armando Arteaga
-Florencio de la Sierra y el indigenismo poético piurano
Ricardo Ayllón
-Validez de las literaturas regionales: El caso de Chimbote.
Bernardo Rafael Álvarez
-Cultura de Pallasca: de Diego María a Santos Villa, una historia de metáforas y acordes.
Alejandro Melgar
-Producción literaria y cultural de Coracora-Parinacochas. Una aproximación.
Ricardo Virhuez
-La literatura huanuqueña contemporánea.

MESA 5: LITERATURA ESCRITA POR MUJERES Y LITERATURA INFANTIL (9:45-12:00) Refectorio 2

Henry Rivas
-Feminismo y feminismos
Ana María Intili
-Una aproximación a la narrativa de Zelideth Chávez
Tito Cáceres
-Entre la escritora y la neblina: Flora Tristán
Zelideth Chávez
-El mundo andino en Ximena de dos Caminos de Laura Riesco.
Oscar Enrique Espinar La Torre
-La motivación histórica en la literatura infantil y juvenil
Blanca Guardia Morales
-Olvido de la literatura para jóvenes
Gladys Flores
-¿Podemos saber lo que significa la literatura para niños?
Gonzalo Espino
-Texto escolar y literatura
Berta Luna Revoredo
-Literatura infantil y educación

MESA 6: LITERATURA AFROPERUANA: AFIRMACIONES Y APROXIMACIONES (12:15- 13:45) Refectorio 2
Milagros Carazas
-Voces afroperuanas: Testimonios e identidad.
Eliana Vázquez Colichón
-Apuntes para un panorama de la poesía afroperuana contemporánea
Mbare Ngom
-Un discurso emergente en la literatura transafricana en el Perú
Rosa María Bedoya
-Medios de comunicación e imaginario afroperuano

JORNADAS VESPERTINAS

Los días jueves 22 y viernes 23 tendremos Presentaciones de libros (15:30-17:45) y Lecturas de poesía y narrativa hecha por sus autores (18:00-19:45)
-Más de cuarenta presentaciones de libros, revistas y plaquetas.
-Casi setenta poetas y narradores recitando su obra

ACTOS ESTELARES
Jueves 22 20:00
Sala de Recepciones
Marco Martos recita su poesía

Acto cultural: Noche de Decimistas
Viernes 23 20:00
Sala de Recepciones
Conferencia magistral de Feliciano Padilla sobre la evolución actual de la literatura peruana

Acto cultural: Noche Afroperuana de literatura y música.

JORNADA FINAL DEL SÁBADO 2 4 DE SETIEMBRE

9:30 POR UNA LITERATURA DEMOCRÁTICA. HOMENAJES.

Cien años de Julián Huanay
Miguel Arribasplata y Jorge Luis Roncal
Sobre Luís Estuardo Núñez
Cesar Angeles Caballero
Vigencia de Mario Baquerizo
Carlos Eduardo Zavaleta

11:30 Plenaria del Encuentro
-Presentación de la memoria anual del Gremio de Escritores del Perú (GEP)
-Elección del nuevo Comité Directivo Nacional del GEP
-Presentación del informe general del Comité Organizador del VI Encuentro.
-Candidaturas y elección de la sede del próximo Encuentro Baquerizo

13:30
Clausura del evento y almuerzo de confraternidad.
Después de todo, qué tanto ha de importarle al ciudadano común, preocupado por lo sobrevivencia diaria, lo que haya desarrollado una vertiente verdad, mucho de los que allí se dice puede tranquilamente ser eliminado de las ayuda memoria; sin embargo

jueves, 15 de noviembre de 2007

CREAMFIELDS


CREAMFIELDS EN LIMA


El sábado 17,Lima se unirá, por primera vez, al festival electrónico Creamfields. Conversamos con Hernán Cattaneo, uno de los DJ más cotizados del momento. La fiesta será en el Club Hebraica, de La Molina. Vienen también John Digweed, James Zabiela y otros. Entradas en Teleticket. Lo que hizo que me convirtiera en DJ -no sabía entonces que lo era- fue mi pasión por la música, que me hacía sentir muy especial. Mi primera forma de compartirla -que es lo que hacemos los DJ- era invitar a mis amigos a casa para que oyeran los discos que a mí me emocionaban, para ver si les pasaba lo mismo", recuerda Hernán Cattaneo. Conversamos por teléfono, antes de que venga a Lima.

¿Qué discos eran?

De todo. Mis hermanas mayores escuchaban Pink Floyd, soul de Filadelfia y bandas como Kraftwerk, que influyeron mucho en la música electrónica después. Si no hubiera sido por ellas, a esa edad, yo hubiera escuchado música para niños. Gracias a mis hermanas escuché música más elaborada.

¿Cuándo creyó poder vivir de esto?

Empecé haciendo fiestas en mi casa o en las de mis amigos. Había un club en mi barrio, el Club Italiano de Caballito, donde hacían fiestas grandes. Insistí en que me dejaran musicalizarlas hasta que los convencí. Ese fue un buen puntapié inicial. Yo tenía 15 años. Luego comencé a musicalizar unos clubes en la costa, lo cual sirvió para, de regreso en Buenos Aires, trabajar en otros clubes.

¿Cuándo comenzó a mezclar la música al modo contemporáneo?

Lo que importa en un DJ es la personalidad musical. Eso incluye la capacidad técnica, el gusto y la decisión. Ningún DJ empieza pensando en dinero o fama. Uno solo tiene este pensamiento juvenil de querer hacer escuchar a los demás lo que uno cree que es lo mejor.

¿Cómo se conectó con la escena internacional?

El salto tiene que ver con Club Land, en Buenos Aires, donde trabajé desde el 93 hasta 2001. Iban DJ de todo el mundo y yo tenía la suerte de compartir la cabina con ellos. A Europa llegué con Paul Oakenfold, que vino a Argentina en el 98, me escuchó y quiso que abriera sus shows alrededor del mundo. Un hada madrina...Por supuesto. Luego la agencia inglesa que lo manejaba me dijo que me quedara en Europa. No lo dudé. En Argentina, en ese momento, yo sentía que había llegado a un techo. Me fui y empezó la mejor parte de mi carrera. La figura del DJ genera una empatía muy fuerte con la gente, ¿no?El público de música electrónica es bastante fan. Los más jóvenes están muy informados de lo que hacen los DJ gracias a Internet. En Sudamérica, la gente es muy cálida y afectiva, por eso nos gusta tocar ahí. En Europa, el público tiene una actitud menos demostrativa, lo cual no quiere decir que la música le guste menos.

¿Los DJ producen en el público femenino el atractivo que los rockeros?

Depende de cada uno. Por supuesto que chicas en la noche y en los shows hay siempre, pero jamás he usado mi faceta de DJ para relacionarme con las personas. Al margen de que estoy casado y tengo familia, me tomo muy en serio lo que hago y me gusta que la gente me reconozca por la música.

Lógicamente, el que quiere aprovecharlo tiene con qué. Hay quienes relacionan drogas con música: la hierba con el rock y las pastillas con la electrónica.

Yo sé, porque hace años trabajo en esto en todo el mundo, que las drogas son un tema social en todos los rubros. Hay drogas en el fútbol, en la calle o en cualquier situación social. Obviamente, la música electrónica atrae a muchos jóvenes y, por supuesto, habrá drogas, pero no es una condición indispensable. El que quiere responsabilizar a la música electrónica de las drogas se está lavando las manos de algo mucho mayor. Yo no fumo cigarrillos ni marihuana, no uso drogas, nunca en mi vida tomé alcohol y desafío a cualquiera a encontrar alguien que disfrute más de la música que yo. Creo que es muy fácil apuntar a los jóvenes porque ellos son menos hipócritas y no tratan de ocultar las cosas, como sí lo hacen otras personas.

¿Qué tal venir al Perú?

No solo es uno de mis lugares favoritos en Sudamérica sino que lo disfruto muchísimo. Me siento muy querido en el Perú. En los últimos cuatro años creo que festejé mi cumpleaños en Lima, tocando. Estoy muy entusiasmado con que haya un Creamfields allá. Creo que Lima lo necesitaba. Además, tiene una escena muy buena y, para eso, no basta traer a los mejores del exterior. Eso tiene que ver con los DJ locales -Rodrigo Lozano es uno de los responsables-, con los promotores y con el público, que es excelente.


EN IRÁN SE PROHÍBE LA EDICIÓN DE
MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES





Tampoco es para sorprenderse tanto. Se sabe bien que en países como Irán existe una fuerte censura a lo que - según su cultura y religiosidad - ofenda su moral. De todas maneras, el asunto merece mencionarse dentro de la agenda de este blog como esas notas que hay que tener en cuenta cuando de libertad de expresión se habla o se queja.
Efectivamente, las autoridades iraníes han prohibido la publicación de la segunda edición en lengua farsi de la novela Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez.

Obtengo la noticia del blog de Ivan Thays quien, a su vez, la recoge de la página Cultura y Ocio, (así son las cosas en esta dimensión cibérnetica). Al parecer, la censurada obra, traducida al farsi por Kave Mirabasi, ya se había publicado por primera vez en Irán hacía tres semanas. Lo que no se ha permitido su segund edición.
Las autoridades del Ministerio de Orientación Islámica iraní, explicaron que el libro fue publicado, en un principio, por la "negligencia de una persona que ya ha sido despedida de su cargo".
Según esta información, para los censuradores iraníes este es "un libro vergonzoso". De otro la fuente añade que en ese país se publican más de cincuenta mil libros y que, en ocasiones, ocurren casos como éste; pero que las autoridades iraníes siempre tratarán de impedirlo.
Hace unos días, precisamente en Lima, Perú, cesó una alboroto que se formó por el veto que se dio al libro "Abofeteando un cadáver" de Carlos Carillo por parte la librería "La casa verde". Después de enterarnos de esta censura de carácter nacional, francamente, el asunto peruano parece un sencillo en monedas en pequeñas.

martes, 13 de noviembre de 2007




Blanca Varela recibirá mañana el premio "Reina Sofía"

Una vez más, y muy merecida, por supuesto, nuestra poetisa peruana recibirá, de manos de la monarca de España, el XVI Premio de Poesía Iberoamericana “Reina Sofía” dotado con 42 mil 100 euros. Premio que ha sido entregado ya a escritores de la talla de Gonzalo Rojas (Chile), Claudio Rodríguez (España) Álvaro Mutis (Colombia), José Ángel Valente (España), Mario Benedetti (Uruguay), Nicanor Parra (Chile).
Este viene a ser, pues, un reconocimiento más a la labor poética de esta artista que ha sabido trabajar su poesía con la suficiente discreción como para alcanzar un lenguaje eficaz y alejado de la grandilocuencia verborreica de algunos o del hermetismo mal intencionado de otros. Hay que tener presente que este premio se concede al conjunto de la obra de un autor vivo que por su valor literario constituye una aportación relevante al patrimonio cultural común de Iberoamérica y España.
Blanca Varela, nacida en 1926, ha publicado libros como "Ese puerto existe" en 1959 y en 1978 se publica "Canto villano", la primera recopilación fundamental de su obra.
Ha obtenido el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo en 2001, y en la primavera de 2007, el Premio Federico García Lorca dentro del Festival de Poesía Ciudad de Granada.

Un video en donde Blanca Varela recita unos de sus más emotivos poemas.

CANTO VILLANO

Y de pronto la vida

en mi plato de pobre

un magro trozo de celeste cerdo

aquí en mi plato

observarme

observarte

o matar una mosca sin malicia

aniquilar la luz

o hacerla

hacerla

como quien abre los ojos y elige

un cielo rebosante en el plato vacío

rubens más cebollas

más lágrimas tantas historias

negros indigeribles milagros

y la estrella de oriente

emparedada

y el huesos del amor

tan roído y tan duro

brillando en otro plato

este hambre propio

existe

es la gana del alma

que es el cuerpo

es la rosa de grasa

que envejece

en su cielo de carne

mea culpa ojo turbio

mea culpa negro bocado

mea culpa divina náusea

no hay otro a

quíen este plato vacío

sino yo

devorando mis ojos

y los tuyos


EL CASTELLANO
LENGUA DE ENSEÑANZA OBILIGATORIA EN BRASIL

Una nota que encuentro en la página del castellano, llama mi atención. A partir de 2010 en Brasil será obligatoria la enseñanza del castellano. Se calcula que en el enorme país hará falta capacitar a unos 200 mil docentes para enseñar nuestra lengua a unos 40 millones de estudiantes por año. Nada menos.
Países como Argentina están muy interesados en contribuir con esa campaña. Para los gauchos las necesidad de su contribución oscila entre la necesidad de una mayor integración en el MERCOSUR como la posibilidad de ofertas de trabajo para los interesados en capacitar a los brasileños.
Por aquí, habría que estar atentos a esta posibilidad dada nuestra facilidad para buscar salir del país en busca de nuevas opciones. Claro que la reciente denominación como uno de los países de más baja educación, como que no contribuiría a pulir nuestro currículo.

Más adelante hay unos datos interesantes para cultereta de cada quien. Por ejemplo que casi un 90% las palabras de uno y otro idioma son comunes. Esto el por origen romance, y peninsular. La nota agrega una declaración bastante alegórica, pero conmovedora: "Esa fraternidad conlleva una poética, y sobre todo una manera de concebir y de mirar el mundo, que nos une por encima de las diferencias que también existen y más allá de algunas circunstancias políticas y económicas que no siempre nos hermanaron". Por lo pronto, se sabe que en los lçimites con brasil y los otros países hispano hablantes se desarrolla una lengua fronteriza popular, aún imperfecta pero muy expresiva y creciente, que se llama "portuñol". Todavía balbuceante y aún sin teoría, este idioma es un híbrido muy poderoso que es utilizado por decenas de millones de latinoamericanos en las extensísimas fronterizas que Brasil tiene con la Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.
A quien le interese, a aprender Portugués y visitar Brasil. Claro, el primer requisito sería hablar medianamente el castellano.

domingo, 11 de noviembre de 2007

¿CUANDO SE PREOCUPARÁN POR ÉL?


EL TEATRO MUNICIPAL



El crítico Alonso Alegría, desde su columna en el diario Perú 21, hace una protesta airada contra el descuido de la administración del alcalde Castañeda Lossio en la atención al siniestrado Teatro Municipal de Lima. Es verdad. El próximo año se cumplirán diez años desde la infausta noche del incendio que nos dejó sin teatro principal, y de su reparación no hubo más noticias sino aquellas primeras en donde se prometió casi hasta la utopía de un teatro esplendoroso que iba a ser el orgullo de Lima. En la nota, Alegría acusa al alcalde y a todos los responsables de muy poco interés por las manifestaciones culturales clásicas. Cosa que no se puede asegurar, pero que por lo menos despierta sospechas dado el poco empuje que se le da, ciertamente, a este tipo de actividades artísticas

¿Será que no soporta la Sinfónica, el Teatro de Arte, el Ballet Clásico? ¿Tendrá miedo a aburrirse durante el concierto de inauguración? ¿O será que estamos frente a una nueva forma de demagogia, la Demagogia Muda? Acusa el crítico de teatro. Y hasta aquí, me suscribo a su protesta y pido - como la gran mayoría supongo - que comiencen los trabajos de reparación o reconstrucción de este teatro. No puede ser que la capital de un país no tenga un teatro principal. Se ha alargado demasiado esta historia. Hay que recordar que incluso se emplearon las instalaciones siniestradas del teatro para presentar obras de teatro que se acomodaban a esa escenografía de destrucción, todo bien hasta que Defensa Civil determinó que el lugar era inseguro. Bueno, ya es tiempo de hacer un colectivo para presionar a quienes sean responsables para que cumplan con sus obligaciones.
En lo que no concuerdo con el señor Alegría - y creo tener derecho a la discrepancia respestuosa- es con la crítica que le hace al denominado espectáculos "de las aguas" en el parque de la Reserva. Tal vez, la falta de mundo por parte de muchos, como yo, haga que este lugar en donde el agua fluye en chorros que forman múltiples alegorías enmarcadas en luces de colores y con fondos musicales de género clásico, sea cautivante y digno de ir, de tanto en tanto, a distraerse con la poesía de sus formas.
Eso sí, en cuestión de prioridades, se debió pensar primero en el Teatro Municipal. Pero no es tarde.


EL ENOJO DE UN REY

Y CHÁVEZ, OTRA VEZ



Al igual que muchos, no soy de los que se entusiasman con las cosas de la monarquía. No me detengo mucho en las páginas que dan cuenta de su vida y sus quehaceres. Sin embargo, ahora el asunto desborda la nota frívola. El rey Juan Carlos mandó a callar al inefable presidente Hugo Chávez.

"¿Por qué no te callas?", fueron las palabras literales del Rey a Chávez, pues éste no había dejado de interrumpir a Rodríguez Zapatero quien trataba de terminar una intervención en el pleno final de la Cumbre Iberoamericana, en la que le pidió que trate con "respeto" a todos los gobernantes y ex gobernantes de la comunidad. La prensa informa que el incidente fue provocado por unas declaraciones previas de Chávez, cuando el viernes llamó "fascista" al ex presidente del gobierno español José María Aznar

Probablemente, esta vez, el Rey logró sintonizar con mucho ciudadanos de España y de América Latina quienes, desde hace tiempo, tienen las mismas ganas de acallarlo. El presidente Hugo Chávez se mantiene en la creencia de que es la viva voz de los oprimidos y de que estos, necesitan de la intolerancia y la patanería para ser escuchados. Siempre molestará que causas justas sean distorsionadas y luego desdeñadas, lamentablemente porque "a su favor" intervienen personajes que desprestigian estas causas cuando chapalean en la cienaga de sus intereses personales de poder.

El asunto continúa aún, pues leo que Chávez contesta con un alegato que lo hunde más en la ignorancia de nuestra propia historia: "Yo le digo lo siguiente - declara el hombre - que tenemos quinientos años aquí y nunca nos callaremos, mucho menos a la voz de un monarca". Es decir que la historia de esta América que él defiende comienza con la llegada de los españoles de hace quinientos años. ¿Dónde quedan las innumerables y riquísimas culturas prehispanas de América? O sea que quechuas, aymaras, aztecas, mayas y guaraníes, por mencionar solo algunos, no merecen ser incluidos en el componente de esta historia nuestra.


HA MUERTO NORMAN MAILER

Considerado como uno de los escritores más provocadores y polifacéticos de la literatura norteamericana, Norman Mailer murió ayer 10 de noviembre en la ciudad de Nueva York a la edad 84 años.

La vida de Norman Mailer alcanzó nombre no solo como escritor, sino como hombre impulsivo que, entre otras actividades extraliterarias, criticó duramente la política norteamericana. Por ejemplo, a la reciente guerra contra Irak la denominó: "Como la peor guerra en haya participado jamás este país". De otro lado, desató más polémica cuando, hace poco, y con la edad que ya lo apagaba, declaró su respaldo al nobel aleman Günter Grass cuando a éste le caía el huaico por haber sido miembro de la temible SS de la Alemania Nazi cuando joven: "Si yo hubiese estado en sus zapatos, también habría aterrizado como el en el SS", dijo alguna vez.

Norman Mailer escribió a los 25 años la novela "Los desnudos y los muertos" considerada como una de las principales novelas sobre la segunda Guerra Mundial. Un libro escrito a partir de sus experiencias y que le dio fama internacional. Sin embargo, las cosas no fueron del todo fáciles para este Mailer quien no logró, sino hasta después de mucho tiempo, escribir una obra que confirmara su talento. Por mientras, fue hasta actor y participó, de una u otra manera, en cuatro películas incluyendo "Los tipos duros no bailan".

Autor de Un sueño americano (1964), Los ejércitos de la noche (1969), La pelea del siglo (1975), El gran vacío (2006) entre otras. Descansa en paz, Norman Mailer.

sábado, 10 de noviembre de 2007


JORNADA DE TEATRO:
LA INVESTIGACIÓN Y LA EXPERIMENTACIÓN

Poco he escrito sobre teatro. Seguramente porque la narrativa es el espacio en donde me siento como en casa. Sin embargo, con el teatro siempre he mantenido una relación pasional, pero accidentada. Suelo ir cada vez que puedo a ver una función y, por lo general, trato de hablar con los actores y con el director para preguntarles sobre esos detalles que van más allá de la trama o de las dificultades para el montaje. Es decir, evito las preguntas de ocasión, esas que se hacen para llenar una nota cultural. Sucede que el escribidor anduvo buscándose un tiempo por el ámbito teatral y hasta creyó posible oscilar entre la experiencia teatral y la narrativa. Después de todo, otros ya lo habían hecho. En todo caso, en ambos géneros - ingenuo yo en aquellos tiempos - la ficción y la palabra eran fundamentos de su trabajo creativo.
En esas andaba yo, picando de un plato y otro, hasta que tuve el honor de conocer a Willy Pinto, un joven actor y estudioso del teatro que aquella vez nos invitó, formalmente, a la aventura de ser parte de su proyecto Maguey. Mi compañera de aquel tiempo y yo dijimos que sí. Yo decía que sí a todo lo que sea formar parte de proyectos artísticos. Le pusimos alma, corazón y vida al asunto. Hasta que una tarde, Willy me llamó a un aparte y me dijo que no era suficiente, que el teatro era algo mayor, tanto que habría que elegir entre la pasión por la palabra o por el movimiento, y que yo andaba en algo así como entre dos amores, y que a él eso no le venía bien.
Hice maletas y me fui con la palabra a otra parte. Sin embargo, me quedó el enorme respeto por un excelente amigo que decía las cosas con franqueza y que amaba lo que hacía con seriedad y profesionalismo.
Ahora me entero que, Willi Pinto y su grupo Maguey, fundado hace 25 años, organiza el Segundo Encuentro de Teatro Contemporáneo. La nota que recojo anota unas frases de Willi: "Mantenernos durante estos 25 años ha sido un trabajo que ha implicado mucha persistencia, objetivos claros y un compromiso total como artistas. Hay un trabajo con un sentido grupal y eso nos ha permitido sortear obstáculos".
Hoy sábado se inaugura el encuentro con la obra "Crónicas innominadas, travesías de hidalgos y chatarreros", del grupo Maguey. Mañana se presenta Yuyachkani con "No me toquen ese valse". El 17 y 18 será el turno de Caleidoscopio con "Tracos ou quando os alicerces vergam". El sábado 24 de noviembre se presentará Cuatrotablas con "Arguedas, el suicidio de un país", y el domingo 25 Pilar Núñez presenta "Flor de primavera". El 1 de diciembre será el turno del grupo Barricada de Huancayo con "Voz de tierra que llama", y el domingo 2 Infinitoporciento presentará "Invasión de muñecos". Angeldemonio propone la obra "Invernadero" el 8 de diciembre, y el 9 será el turno de "Atrapados", del grupo Vichama. La clausura será una sorpresa.

MÁS INFORMACIÓNDirección: Av. San Martín 600, San Miguel. Sábados y domingos a las 8 p.m. y 6:30 p.m. respectivamente. Teléfonos: 9377-3660 y 221-3101.

jueves, 8 de noviembre de 2007


LOS GANADORES DEL PREMIO PLANETA 2007

Juan José Millás, Premio Planeta 2007 y Boris Izaguirre, finalista en esta edición finalmente tuvieron la ceremonia de premiación que oficializaba sus galardones, esto en la ciudad de Madrid por supuesto. La presentación estuvo a cargo de los escritores Gustavo Martín Garzo y Soledad Puértolas. Según un informe del diario español El País, Millás e Izaguirre forman ya parte de la extensa nómina de ganadores de este galardón, que en sus más de 50 años de historia ha vendido 40 millones de libros y una media de 700.000 ejemplares por título. Nada más.
En otro aparte, Gustavo Martín Garzo describió la novela de Millás, «El Mundo», como una de las obras «más hermosas» que el autor ha escrito. Por su parte, el ganador declaró que agradecía la presencia de tanta «gente guapa y simpática». La novela de Millás retrata su infancia y primeros años de adolescencia, marcada por su traslado a Madrid, desde Valencia, los que significó para él todo un destierro.

De otro lado, Boris Izaguirre sitúa su novela, «Villa Diamante» en la Caracas de mediados del siglo XX. Narra la historia de dos hermanas, Analisa e Irene, que quedan huérfanas cuando su padre se suicida. Según el autor, Venezuela es una «inmensa telenovela» que no deja de darle «ideas y reflexiones» «Un escritor no nace escritor, sino que se vuelve escritor por la vida». Señaló que la historia de Analisa le ha servido para reflexionar sobre el tiempo y Venezuela, y también para explicarse muchas cosas sobre sí mismo. Soledad Puértolas describió la novela de Izaguirre como una «saga familiar» que refleja las «convulsiones políticas de Venezuela».

El Premio Planeta otorga 601.000 euros y es, a no dudarlo, el mejor dotado de las letras españolas. Esta vez, de 469 manuscritos en su mayoría españoles, aunque también figuraron 80 originales de procedencia latinoamericana, quedaron 10 novelas finalistas. De las 10 obras elegidas, la mayoría se centraron en el periodo histórico de la primera mitad del siglo XX.

miércoles, 7 de noviembre de 2007



RECORDANDO AL POETA JUAN GONZALO ROSE

Leo en el suplemento El Dominical un homenaje al poeta peruano Juan Gonzalo Rose nacido en Tacna en 1928 y fallecido en Lima 1983. En las primeras páginas hay una tierna entrevista a su hermana Teresa, la hermana que inspiró uno de los versos más recordados de Juan Gonzalo: Cartas a Maria Teresa. Me aprendí ese poema cuando joven y, junto con otros poemas suyos y de otros autores peruanos, atormenté muchas de las noches de borrachera de mis amigos. Y es que a Juan Gonzalo Rose se le podía leer sin estar alerta a los mensajes semiológicos sesudos, se podía empatar con sus imágenes fácilmente; luego se podía repetir sus versos porque sus momentos eran tan inmediatos a cada uno.

Encuentro unas fichas sobre este autor entre mis cosas, las que seguramente copié de algún trabajo sobre el poeta en mi etapa de estudiante. Rose cultiva un verso libre, desmadejado, más atento a la exteriorización de la subjetividad que a la distribución rítmica de los acentos o a las innovaciones audaces. A partir de allí hasta 1983, su actividad poética nos muestra a un poeta que varias veces ha cambiado de actitud frente a los temas que toca o que ha ido eligiendo nuevos asuntos al tiempo que dejaban otros, pero que en los aspectos formales ha sido un mantenedor de una tradición, culminador de un modo de poetizar. De ahí que no resulte extraño que Rose optase como una vía natural, por la escritura de canciones populares, retomando la vieja tradición juglaresca de la poesía castellana.

No es extraño entonces que se haya musicalizado la poesía de Rose. No es extraño tampoco que haya individuos tengan esas canciones en casete (todavía), a ratos con la misma voz de Juan Gonzalo. Y que muchos hayan pasado largas noches en grata compañía escuchando arribar esa poesía como arriba a la noche los navíos de vela.

Dejo un video con el vals "Si un rosal se muere", poema hecho música en la voz de Tania Libertad con letra de Juan Gonzalo Rose por supuesto y la música de Víctor Merino.