viernes, 25 de julio de 2014

"Dioses, mundos y otros villanos", de Jorge Bar (Comentario)




Una feria de libros trae de todo, como tiene que ser. En ese sentido, claro,  es difícil – si acaso imposible –  hallar títulos que logren el consenso de todos los asistentes. Lo significativo de una Feria es, entonces, la variedad de propuestas que presenta a través de las distintas editoriales y librerías que se presentan. En ese sentido, La 19 Feria Internacional del Libro de Lima – con todas las críticas que se le pueda hacer – viene cumpliendo con este  requisito básico en toda Feria.
Después de ello, ya es cuestión de gustos, y también de la paciencia que cada visitante posea para escudriñar meticulosamente por cada estand hasta hallar los libros con los que se identifique. Por supuesto que ayuda mucho el programa de presentaciones en los auditorios; aunque, una vez más, no siempre se estará de acuerdo con los que obtuvieron un espacio para su presentación y los que, verdaderamente,  se lo merecían. Sin embargo, esto también es una cuestión de gustos y simpatías.
En el caso de este escribidor, he de afirmar que  ya me he encontrado con títulos muy interesantes.  Lo que me está faltando es el dinero para comprar todos los libros que quisiera leer; luego me va a faltar un lugar para guardarlos y, finalmente, otra vida para leerlos.
Por ejemplo, está el libro de Jorge Bar, “Dioses, mundos y otros villanos” (Relatos insolentes).  Munay Editores, 2014.  Un conjunto de historias que me alegro de haber leído, y  de un tirón (aunque confieso no haberlo comprado, sino confiscado a mi hija). Desde hacía tiempo no me encontraba con un libro de “relatos” – así entre comillas – que me permitiera sintonizar con esa mirada básicamente cínica  con la que se observa el entorno,  y que suelen buscar los jóvenes escritores, aunque no siempre con acierto.  
Los relatos comienzan con una introducción breve del autor, a modo de señuelo, para que el lector admita -  sin reclamos de coherencia -  todo lo que viene. Luego sigue un conjunto de historias con dos personajes centrales llamados “Sed” y “Pim” que vagabundean por la  ciudad viviendo variadas situaciones que enfrentan y asimilan con peculiares  reacciones. Poco a poco, las historias comienzan a tener vasos comunicantes. En algún momento – es tan solo mi interpretación – la búsqueda de algo que, a falta de otro mejor nombre se llama felicidad,  se convierte en el eje sobre el cual giran las historias.  Aparentemente todo termina con la inusitada decisión de “Pim”. Sin embargo, luego el autor vuelve a aparecer en el colofón de la historia y suelta algunos dataos con los cuales deja abiertas todas las puertas para que le ficción se cuele por realidad. Las historias se combinan con unos inteligentes dibujos realizados por Jimmy Baltazar. Ambas: historias e imágenes crean una peculiar simbiosis con buenos resultados. Bien.
 “Dioses, mundos y otros villanos” se anuncia como un conjunto de historias  extravagantes e inclasificables. Personalmente, no me parecieron tan extravagantes, pero sí sumamente interesantes: por la claridad de la prosa y la originalidad del punto de vista. Con un lenguaje claro y ordenado, un modo insurrecto de contar las historias y  puntos de vista – como ya dije –  bastante insólitos, el libro de Jorge Bar resulta muy atractivo. Se los recomiendo.

1 comentario:

jose quichiz dijo...

de los mejores libros que leí, en mi vida