lunes, 3 de enero de 2011

Sandro Bossio y sus lecturas preferidas en 2010

Sandro Bossio Suárez , nacido en Huancayo, Perú, estudió en el colegio Salesiano de su ciudad natal. Hizo la carrera de comunicaciones en la Universidad San Luis Gonzaga de Ica y optó por la especialidad de opinión. En Lima, trabajó en el diario "El Peruano" y, en Huancayo, fundó el diario "Primicia". Fue fundador, junto con el crítico Manuel J. Baquerizo, de la revista literaria "Ciudad Letrada". Actualmente tiene una columna en el diario "Correo" y colabora asiduamente con otras publicaciones culturales del país. Desempeña una cátedra en la facultad de Comunicación Social de la Universidad Nacional del Centro.
En 1986, ganó el premio nacional de novela "Alfonso Bouroncle", de Arequipa, con su obra "Caminos de sangre", y al año siguiente un meritísimo lugar en el concurso internacional "Manuel Scorza", con la misma, pero desistió de publicar la novela por considerarla inmadura estilísticamente.
En 1992, su cuento "El hombre que habló con la muerte" obtuvo un importante galardón en el concurso "El cuento de las 1000 palabras", de la revista Caretas; en 1995, su relato "Réquiem por una pianista polaca" fue seleccionado entre los mejores en el concurso Juan Rulfo, en París, Francia; y en el 2000 fue finalista en el Premio Copé con "Kassandra". En 2002, ganó el premio Nacional de Novela Corta del Banco Central de Reserva, el más importante y mejor dotado del país, con su novela "El llanto en las tinieblas", que se convertiría en un éxito tanto entre los lectores y los críticos. Ha sido traducida al inglés.
En 2008 publicó su volumen de cuentos "Crónica de amores furtivos", actualmente en su tercera edición, y en 2009 el exitoso libro de crónicas "Sabatorio: reflexiones de un buen salvaje".
En 2008 y 2010 ganó sendos premios de crónica periodística a nivel latinoamericano por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, en Colombia.
Para 2011 se publicará su novela “La fauna de la noche” y un relato de horror en una masiva colección de libros. Tiene lista otra novela titulada “Mañana seremos felices” y está escribiendo dos novelas cortas.
Lo mejor para ti, Sandro. Y un gusto haberme reencontrado contigo.

Acerca de sus lecturas en 2010, dice:

Confieso que ya no leo con la misma compulsión de mi adolescencia. Sin embargo, 2010 fue un año en que, de alguna manera, recuperé temporalmente mi capacidad de lectura. Hasta hace unos años leía casi exclusivamente literatura (sobre todo novelas y ensayos temáticos), pero por mis actividades periodísticas y académicas, ahora comparto la literatura con libros de otros campos: historia (sobre todo del Perú antiguo para preparar un proyecto novelesco de largo aliento), política, antropología, economía, medicina. Entre los autores más memorables que leí (y releí) este año están Doris Lessing, Hertha Muller, Paul Auster, Catherine Pancol, Arturo Pérez-Reverte, Zoé Valdez, Camila Läckberg, Laura Restrepo, Anna Gavalda, John Verdon, Federico Moccia, Daniel Estulin, Fernando Vallejo, y varios más. Por supuesto, destaca Mario Vargas Llosa, cuya última novela demuestra que los maestros también se cansan, pero que los grandes maestros luchan por mantenerse lozanos y vigentes, como lo hace él. También Isabel Allende, una autora a la que sigo con mucha fidelidad desde mi juventud, porque me parece una narradora nata, adictiva, que ahora me magnetizó con su novela sobre la esclavitud de negros en las plantaciones del Santo Domingo del siglo XVIII. Un tercer nombre es Alessandro Baricco, de quien, después de ver una mala versión cinematográfica, leí su novela sobre las rutas de la seda: muy histórica, muy romántica, con inolvidables pasajes eróticos que la acercan a la obra maestra. También Ken Follett, cuya novela sobre generaciones pesimistas marca su resurgimiento en el mundo de la novela. Hace poco me llegó de España El cementerio de Praga, que estoy leyendo ahora con deleite, como casi todo de Umberto Eco.

Pero si tengo que destacar tres libros, son estos
:
  • Rosario Tijeras, de Jorge Franco. En el mes de julio la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano premió una crónica mía sobre música, de modo que estuve en Medellín una semana, donde pude hacer entrevistas y conocer la ciudad. Me avergoncé cuando alguien me preguntó si había leído Rosario Tijeras y tuve que decir que no la había terminado (hacía un año que se había extraviado mi ejemplar a medio leer). La segunda noche de mi estadía corrí a comprar el libro y volví a leerlo completo, en unas horas, y me sentí realmente sacudido. Hermosísima historia de un amor imposible en un contexto violento marcado por el narcotráfico y el sicarismo.

  • Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson. Confieso mi debilidad por las novelas policíacas, así que este libro fue uno de los más apasionantes de los que leí el pasado año. Lo empecé a leer en el avión de regreso a Perú y rápidamente me enfrasqué en esta primera aventura fascinante de Mikel Blomkvist y Lisbeth Salander, quienes, contratados por Henrik Vanger, deben desentrañar un crimen cometido hace 36 años. Novela policial, pero además una fábula social impresionante del mundo empresarial y automatizado del mundo actual. Casi una obra maestra.

  • El hombre que ríe, de Víctor Hugo, fue, sin lugar a dudas, mi mejor relectura. Esta arrebatadora historia decimonónica volvió a internarme en las callejuelas sucias de Southwark (Londres) y en los laberintos de pasiones de Ursus, Gwynplaine, Dea y Barkilfedro.

3 comentarios:

Valeriano García Ramos dijo...

Sandro Bossio, es en mi modesta opinión, un extraordinario escritor joven de estos tiempos. Su prosa limpia, sublime y muy profunda subyugan al lector. Maestro de un estilo como los grandes. No sé por qué algunos dicen que es un escritor que retrotrae arcaísmos y hechos pasados. Será porque son unos diletantes que no saben de literatura o no han leído a Bossio. El escritor, me parece que tiene la madurez y está a la altura de Bryce Echenique, Vargas Llosa, etc. Los invito a leer sus magníficas obras. De seguro les gustará.

Valeriano García Ramos dijo...

Sandro Bossio, es en mi modesta opinión, un extraordinario escritor joven de estos tiempos. Su prosa limpia, sublime y muy profunda subyugan al lector. Maestro de un estilo como los grandes. No sé por qué algunos dicen que es un escritor que retrotrae arcaísmos y hechos pasados. Será porque son unos diletantes que no saben de literatura o no han leído a Bossio. El escritor, me parece que tiene la madurez y está a la altura de Bryce Echenique, Vargas Llosa, etc. Los invito a leer sus magníficas obras. De seguro les gustará.

Anónimo dijo...

He leido unas cuantas Novelas, de Sandro pero pienso a mi parecer que le falta bastante, en el campo literario, la literatura implica filosofia, palabras rebuscadas, prosa extraordinaria, la novela debe ser poetica porque sino no es novela,prefiero leer el retoño de Huanay y los cuentos Suburbios son los que mas me apetecen, El arte no ha cambiado en nada en el VALLE DEL MANTARO, no hemos superado al Maestro Julian Huanay.