miércoles, 23 de abril de 2008

CUENTO DE ROBERTO ARLT

Me encontré con este cuento en una de esas noches sueltas en donde había tiempo para leer lo que me viniera en gana. En esas noches en donde se podía urgar en los libreros y descubrir, por ejemplo, que tenía una antología de cuentos latinoamericanos que no había tenido tiempo de revisar. Siempre hay una hilera de cosas que se deben leer y otra, que se quiere leer. Claro, como siempre, el deber le va quitando gusto a las cosas.
Entonces apareció en nombre de Roberto Arlt, 1900-1942, uno de los grandes nombres de la literatura argentina del siglo XX. Y la cosa mejoró un poco. Arlt, por decir lo menor, aun en el presente es considerado como el primer autor argentino contemporáneo.
Arlt tuvo el talento para describir de modo descarnado e intenso todas las bajezas y grandezas de sus personajes. Personajes siempre inmersos en ambientes indolentes. Ese estilo y esa visión - según algunos desprolijo y descuidado - describe la otra Argentina. No la de las clases biempensantes, sino la de los recién llegados, la de los inmigrantes que intentan insertarse en un medio regido por la desilgualdad y la opresión.


DEL QUE NO SE CASA

Yo me hubiera casado. Antes sí, pero ahora no. Y ¿Quién es el audaz que se casa con las cosas como están hoy? Yo hace años que estoy de novio. No me parece mal, porque uno antes de casarse "debe conocerse", o conocer al otro, mejor dicho, que el conocerse uno no tiene importancia, y conocer al otro, para embromarlo, sí vale.
Mi suegra, o mi futura suegra, me mira y gruñe cada vez que me ve. Y si yo le sonrío me muestra los dientes como un mastín. Cuando está de buen humor lo que hace es negarme el saludo o hacer que no distingue la mano que le extiendo al saludarla, y eso que para ver lo que no le importa tiene una mirada agudísima. A los dos años de estar de novio, tanto "ella" como yo no nos acordamos que para casarse se necesita empleo, y si no empleo, cuando menos trabajar con capital propio o ajeno.
Empecé a buscar empleo. Puede calcularse un término medio de dos años la busca de empleo. Si tiene suerte, usted se coloca al año y medio, y si anda en la mala, nunca. A todo esto, mi novia y la madre andaban a la greña. Es curioso: una, contra usted, y la otra, a su favor, siempre tiran a lo mismo. Mi novia me decía: — Vos tenés razón, pero ¿cuándo nos casamos querido? Mi suegra, en cambio: — Usted no tiene razón de protestar; de manera que haga el favor de decirme cuándo se puede casar. Yo, miraba. Es extraordinariamente curiosa la mirada del hombre que está entre una furia amable y otra rabiosa: se me ocurre que Carlitos Chaplín nació de la conjunción de dos miradas así. Él estaría sentado en un banquito, la suegra por un lado lo miraba con fobia, por el otro la novia con pasión, y nació Charles, el de la dolorosa sonrisa torcida.
Le dije a mi suegra (para mí una futura suegra está en su peor fase durante el noviazgo) sonriendo con melancolía y resignación, que cuando consiguiera empleo me casaba y un buen día consigo un puesto, ¡qué puesto...! ¡ciento cincuenta pesos! Casarse con ciento cincuenta pesos significa nada menos que ponerse una soga al cuello. Reconocerán ustedes que con justísima razón, aplacé el matrimonio hasta que me ascendieran. Mi novia movió la cabeza aceptando mis razonamientos (cuando son novias, las mujeres pasan por un fenómeno curioso, aceptan todos los razonamientos). Ella aceptó y yo tuve el orgullo de afirmar que mi novia era inteligente. Me ascendieron a doscientos pesos. Cierto es que doscientos pesos son más que ciento cincuenta, pero el día que me ascendieron descubrí que con un poco de paciencia se podía esperar otro ascenso más y pasaron dos años. Mi novia puso cara de "piola", y entonces con gesto digno de un héroe hice cuentas. Cuentas claras y más largas que las cuentas griegas que, según me han dicho, eran interminables. Le demostré con el lápiz en una mano, el catálogo de los muebles en otra y un presupuesto de Longobardi encima de la mesa, que era imposible todo casorio sin un sueldo mínimo de trescientos pesos, cuando menos, doscientos cincuenta. Casándose con doscientos cincuenta había que invitar con masas podridas a los amigos.
Mi futura suegra escupía veneno. Sus ímpetus llevaban un ritmo mental sumamente curioso, pues oscilaban entre el homicidio compuesto y el asesinato simple. Al mismo tiempo que me sonreía con las mandíbulas, me daba puñaladas con los ojos. Yo la miraba con la tierna mirada de un borracho consuetudinario que espera "morir por su ideal". Mi novia, pobrecita, inclinaba la cabeza meditando en las broncas intestinas, esas verdaderas batallas de conceptos forajidos que se larga cuando el damnificado se encuentra ausente. Al final se impuso el criterio del aumento. Mi suegra estuvo una semana entre que se moría y que no se moría; luego decidió martirizar a sus prójimos durante un tiempo más y no se murió. Al contrario, parecía veinte años más joven que cuando la conociera. Manifestó deseos de hacer un contrato treintenario por la casa que ocupaba, propósito que me espeluznó. Dijo algo entre dientes que me sonó a esto: «Le llevaré flores». Me imagino que su antojo de llevarme flores no llegaría hasta la Chacarita. En fin, a todas luces mi futura suegra reveló la intención de vivir hasta el día que me aumentaran el sueldo a mil pesos. Llegó el otro aumento. Es decir. el aumento de setenta y cinco pesos. Mi suegra me dijo en un tono que se podía conceptuar de irónico si no fuera agresivo y amenazador: — Supongo que no tendrá intención de esperar otro aumento. Y cuando le iba a contestar estalló la revolución. Casarse bajo un regimen revolucionario sería demostrar hasta la evidencia que se está loco. O, cuando menos, que se tienen alteradas las facultades mentales. Yo no me caso. Hoy se lo he dicho: — No, señora, no me caso. Esperemos que el gobierno convoque a elecciones y a que resuelva si reforma la Constitución o no. Una vez que el Congreso esté constituido, que toda: las instituciones marchen como deben, yo no pondré ningún inconveniente al cumplimiento de mis compromisos. Pero hasta tanto el Gobierno Provisional no entregue el poder al Pueblo Soberano, yo tampoco entregaré mi libertad. Además que pueden dejarme cesante.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

para que lo sepan no se dice escribidor se dice escritor

Lucila dijo...

Sí se usa la palabra "escribidor". Se considera que "escritor" es más asociable con la academia, con la profesionalización, en cambio "escribidor" queda más bien ligado con lo "amateur", con el hábito de escribir por placer.
Ademas, "escribidor" es una palabra despojada de eufemismos y egocentrismos.
Son muchos los que dicen ser escribidores.
Y la palabra sí existe.

Anónimo dijo...

Me parece que es totalmente fuera de lugar que dos personas no se dedican a leer al maravilloso Roberto Arlt, a su especial manera de contar la vida argentina, a su riqueza literaria y se queden en la plabra "escribidor" que puede ser una plalabra que en Perú segun sus usos y costumbres sea aceptada. Miremos la esencia.
Graciela

GRISEL dijo...

TIENES UN SENTIDO DEL ARTE REALMENTE PROLIJO