lunes, 18 de diciembre de 2006

LA NAVIDAD DESDE EL OTRO LADO


No todo lo que brilla es oro, ni la Navidad es... siempre, el símbolo de amor

OPINIONES SOBRE LA NAVIDAD

He recibido mucha correspondencia. Afortunadamente tengo muchos amigos aunque no siempre coincidimos; en todo caso eso es afortunado: que la amistad perdure a pesar de la discrepancia. Ahora que llega el mes en donde la publicidad y la vida misma se llena de villancicos y escenas edulcoradas, ahora que llega el mes en donde se cierran etapas y comienzan otras con mayor o menor optimismo, he creído necesario transcribir algunas opiniones mías y las de amigos que me envían post a mi correo para ver si los coloco en la zona. A veces, he acomodado un poco la forma textual (espero que no se molesten) para ayudar; pero el contenido es intangible. Si algunos de los amigos de la zona tiene algo que decir, que lo diga.
  1. Los informes económicos dicen que para este fin de año se calcula una mayor venta que las fiestas de años anteriores. Hecho supuesto que demuestra que el país empieza a dar pruebas de mejoría. Sin embargo, los mismos informes económicos y otros sobre la realidad de nuestro país señalan que el porcentaje de pobreza extrema no se ha movido mucho; es decir que para este año miles de familias sentirán que el resurgimiento económico es una palabra más que les habla de un país que no es el suyo y de unas fiestas que no serán suyas. No quiero malograrles la cena de Navidad y la apoteósica borrachera de Año Nuevo; pero por lo menos no propague la mentira de que la Navidad es sinónimo de amor y hermandad.
  2. Las celebraciones Navideñas son la mejor excusa para acercarse a las personas queridas y expresarle su aprecio o su amor a través de un presente que – a manera de símbolo – exprese tal o cual sentimiento. Ahora bien, para ello la sociedad ha desarrollado un sistema por el cual toda su maquinaria se organiza a fin de que haya una mejor recirculación del dinero para cada quien pueda tener una manera de expresar su amor. Lo que pasa es que el sistema alcanza para quienes son parte activa de ella. Los que, por alguna razón quedaron fuera de ella, desde el nacimiento o momentáneamente, no cuentan. (Miguel, el coach)
  3. Pienso que toda relación entre dinero y amor inclina la balanza hacia lo material. No hay forma de que convivan. Convengamos que la Navidad y el Año Nuevo son las fiestas del consumo y que muchos (los que han hallado la felicidad en el consumo y sus símbolos) la van a pasar bien si es que han tenido fortuna (pequeña, pequeñita o mucha) de obtener algo. (Jana Recavarren)
  4. Llega la Navidad. Buenos deseos, intenciones de cambio, solidaridad, familia….!stop!. ¿Pero qué estoy diciendo?. Lo cierto es que hay que pararse a contar hasta cien antes de afrontar la carrera de fondo que supone asumir el hecho de que llegan Papá Noel, el Niño Jesús y los Reyes Magos, todos juntos, dispuestos a dilapidar en pocos días los escasos resultados anuales de nuestras clases de yoga. (La china Karla )

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La navidad, valga o no, entarña sesiones de humanismo, el pavo, chancho o lagartija comida, hace concurrencia de quienes son tan oponibles como mi padre y mi madre.

El llorón. (ja)

titiesel dijo...

AUNQUE NO SEAS CREYENTE , APROVECHA EL ENTUSIASMO DE LA GENTE POR LAS FIESTAS DE FIN DE AÑO. SONRIE !!!